¿Qué es la dieta cetogénica?

¿Qué es la dieta cetogénica?

TIP: DIETA CETOGÉNICA

Hoy trataremos de explicar la dieta cetogénica.

Como hemos mencionado en multitud de ocasiones, hay tres tipos de macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas.  El valor calórico de cada uno de estos nutrientes es diferente, pero hoy en día sabemos, que no debemos considerar únicamente un alimento por su aporte calórico, sino también por las funciones que realiza en el organismo, y el provecho final que hacemos de estas calorías ingeridas. Los carbohidratos nos proporcionan energía, las grasas cumplen una función reguladora y también energética, y las proteínas se encargan de la formación y reparación de tejidos, principalmente.

El objetivo de una dieta cetogénica es generar una situación de cetosis. La cetosis es una situación metabólica del organismo que se origina por una deficiencia de carbohidratos o por el ayuno, y que provocará el consumo de grasas del organismo para poder obtener energía.

Así que, podemos afirmar que la dieta cetogénica, es una dieta en la que la proporción de carbohidratos se reduce considerablemente, con la finalidad de promover la oxidación de grasas; el cuerpo deja de utilizar los carbohidratos como fuente de energía sustituyéndolos por las grasas.

En estado de cetosis el cuerpo es capaz de “quemar” grasas fácilmente, incluyendo las reservas propias del individuo. Por eso hay muchas dietas de adelgazamiento que inducen a dicho estado con el objetivo de reducir grasa corporal.

La proporción de carbohidratos en una dieta ideal estaría entre el 50 y el 60% del total de macronutrientes, mientras que en una dieta cetogénica, este porcentaje se reduce al 10% o menos.

Hay dietas cetogénicas en las que se permite consumir frutas y verduras pero en cantidades muy reducidas, mientras que otras, restringen por completo todos los carbohidratos (frutas y verduras, cereales, harinas y legumbres), centrándose únicamente en el consumo de proteínas y grasas saludables.

También encontramos dietas cetogénicas que para favorecer la la formación inicial de cuerpos cetónicos, recurren al ayuno.

Algunas de las dietas cetogénicas más conocidas son la dieta Dukan y la dieta Atkins, en las que se promueve el consumo de un porcentaje bastante elevado de proteínas con respecto al total de nutrientes consumidos. Basándose en que:

  • Perderemos grasa de forma rápida al entrar en cetosis
  • La digestión de las proteínas es extremadamente larga, y sólo para digerirlas el cuerpo ya gasta un 30% de la calorías que nos ha aportado.
  • Las proteínas inhiben mucho el apetito, de esta forma será una dieta en la que no pasaremos hambre.
  • Las proteínas facilitan la eliminación de orina, por lo que evitaremos retención de líquidos.
  • Se reducirán los niveles de azúcar en sangre

Todas estas afirmaciones son ciertas. Pero no todo son ventajas en este tipo de dietas, debemos conocer también las desventajas que implican, como son:

  • Escaso aporte de vitaminas, minerales y fibra (debido al bajo o inexistente consumo de fruta y verdura)
  • Frecuente desarrollo de estreñimiento
  • Mal aliento
  • Promueve la acidificación del organismo (y como ya comentamos en uno de nuestros posts, este hecho es el desencadenante de muchas enfermedades)
  • Puede producir cansancio o fatiga
  • Puede producir un descenso en la capacidad de atención
  • Dieta en la que se debe beber mucho agua para eliminar los residuos de las proteínas. Debemos tener presente que el cuerpo sólo puede utilizar una parte de las proteínas que le ofrecemos; alrededor del 50% son asimilables, el resto se elimina en desechos a través de la orina, pudiendo causar un aumento del ácido úrico.
  • No está aconsejada para personas con problemas hepáticos o cardíacos.

Como véis la dieta cetogénica no tiene muchas más ventajas que una dieta no cetogénica, pero sí que tiene grandes desventajas. Es por este motivo, que si se utiliza este tipo de dietas, debe ser de forma muy controlada, muy puntual, y no prolongarla demasiado en el tiempo, pues nos podría acarrear problemas de salud.

Con estos argumentos, podemos concluir que, una dieta equilibrada y sostenida en el tiempo, en la que se incluyan alimentos saludables en las proporciones adecuadas nos ayudará a lograr el objetivo de perder grasa con una mayor eficacia a largo plazo que una dieta cetogénica, sin necesidad de poner en riesgo nuestra salud.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*