¿BPA?

¿BPA?

El Bisfenol A o más conocido como BPA, es un compuesto químico muy utilizado en la fabricación de plásticos, puesto que al ser mezclado con otros compuestos se puede producir un plástico fuerte y resistente. Pudiendo estar presente en botellas, envases, fiambreras… Así mismo, las resinas de BPA también se usan en otros productos, como es el caso del recubrimiento de las latas de metal para evitar que se corroan o se rompan.
Así pues, los envases de los alimentos que comemos sueltan BPA al alimento o bebida en cuestión, haciendo que más tarde llegue a nuestro organismo. Este hecho se conoce como migración; y dicha migración depende de varios factores, como son:

El tipo de plástico
La temperatura (a mayor temperatura mayor migración)
El tiempo de contacto (a mayor tiempo, mayor migración)
El pH de la bebida o el alimento (la migración es mayor en el caso de alimentos ácidos como es la salsa de tomate o en bebidas carbonatadas o gaseosas)
Se sabe con certeza, que el 95% de los humanos presenta BPA en la orina. Y estudios realizados han podido comprobar que que al dejar de comer productos enlatados se reducía el BPA en orina un 66% pasados 3 días.

¿Qué efectos tiene el Bisfenol-A (BPA) en el organismo?
La estructura molecular del BPA es muy parecida a la de los estrógenos naturales. Por lo tanto, tiene la capacidad de alterar nuestro sistema endocrino. Es por este motivo, que el BPA constituye lo que se denomina “disruptor endocrino” (sustancia química, ajena al cuerpo humano, capaz de alterar el equilibrio hormonal).
Entre los efectos adversos que produce el BPA en nuestro organismo, cabe destacar:

Mal funcionamiento de la tiroides
Pubertad temprana
Cáncer de mama
Cáncer de próstata
Problemas reproductivos
Diabetes y obesidad

Como vemos, este químico puede ser el causante de algunas de las patologías que sufrimos, y cada vez más frecuentes en nuestra sociedad, como son el hipotiroidismo, la infertilidad o la obesidad. Esta sustancia puede ser la causante de sabotear los esfuerzos para lograr perder peso.

A pesar de que algunos todavía dicen que el BPA es seguro. Muchas empresas fabricantes de utensilios de cocina y productos para bebés, han decidido eliminar el BPA. En países como Canadá y la Unión Europea se ha prohibido el uso de este compuesto en la elaboración de biberones, chupetes y otros artículos para bebés. Han empezado a retirarlo dentro del sector de la población más sensible, pero con este gesto, las autoridades, ya están reconociendo que es un producto que puede perjudicar la salud… Ahora sólo falta que lo hagan extensivo al resto de productos.

¿Cómo distinguir tóxicos perjudiciales en los plásticos?

Además del BPA, el PVC y el poliestireno expandible, se consideran perjudiciales para la salud. Por lo tanto, debemos observar el envase, y verificar que no aparezcan los códigos 3, 6 y 7 (como los de la imagen que adjuntamos)

dibuix-reciclatge

El número 3 indica que el envase contiene PVC, el número 6 indica que contiene poliestireno expandible y el número siete hace referenci a otras sustancias, entre las cuales está el BPA.

Principal recomendación…

Una de las principales fuentes de contacto con este compuesto son los utensilios con los que almacenamos y manejamos nuestros alimentos, por lo que lo mejor es comenzar a eliminar el BPA en la cocina. Además, como ya hemos mencionado, a mayor temperatura mayor migración de BPA a los alimentos, así que, es importante no calentar la comida en envases de plástico en el microondas y utilizar fiambreras y botellas de cristal.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*