cuida tu microbiota

cuida tu microbiota

POST: CUIDA TU MICROBIOTA

POST: CUIDA TU MICROBIOTA.

Para garantizar el buen funcionamiento de nuestro organismo es muy importante cuidar nuestra microbiota (flora intestinal). Nuestro sistema gastrointestinal está formado por gran cantidad de microorganismos, entre los cuales hay hongos, protozoos, virus y, sobre todo, bacterias. Factores como los antibióticos, la dieta, la lactancia materna, la genética, el alcohol, el deporte, el estrés y la exposición a tóxicos resultan determinantes para todos estos microorganismos.

La microbiota resulta fundamental para un correcto desarrollo y funcionamiento del sistema inmunitario, la digestión de los alimentos y la absorción de nutrientes, y el correcto proceder de funciones metabólicas y hormonales.

Las bacterias que residen en el colon fermentan la fracción indigerible de hidratos de carbono, grasas y proteínas procedentes de nuestra dieta, y tendrán efectos positivos o negativos para nuestra salud en función de si nuestra microbiota está equilibrada o no.

Sabías qué el desequilibrio de la microbiota puede conllevar enfermedades inflamatorias y/o autoinmunes, favorecer la aparición de obesidad, diabetes, alergias e incluso cánceres.

 

La dieta y el deporte son dos factores muy importantes para el equilibrio intestinal. La dieta rica en proteínas y grasas potencia el crecimiento de bacterias proteolíticas como la E. Coli, el Enterobacter o el Citrobacter, que a su vez condicionan un menor crecimiento de bacterias que sí­ no interesa tener en mayor cantidad. Con lo cual si dejamos de abusar de carnes rojas embutidos y quesos, y nos alimentamos con más verduras, hortalizas y frutas, nuestro microbiota nos lo agradecerá

Los antibióticos, pesticidas, metales pesados como el mercurio y el plomo, y los contaminantes atmosféricos también afectan de manera negativa a la flora intestinal; así­ que cuanto más alejados estemos de ellos, mucho mejor!

 

Otra forma de mejorar nuestro microbioma es a través de los probióticos y los prebióticos.

 

Los probióticos son microorganismos vivos que podemos ingerir a través de los alimentos fermentados o a través de suplementos naturales, que tienen efectos muy beneficiosos en nuestra flora intestinal.

 

Algunos de los beneficios de los probióticos son:

  • Mejoran la absorción de nutrientes y vitaminas
  • Impulsar una correcta digestión
  • Mejoran el sistema inmunitario
  • Mejoran la salud cardiovascular
  • Mejoran la función metabólica
  • Prevenir o mejorar casos de enfermedad celíaca, síndrome del intestino permeable, síndrome de colon irritable, síndrome de fatiga crónica, alergias, herpes
  • Mejorar ciertos trastornos reproductivos
  • Incluso mejorar nuestro estado de ánimo

 

Como hemos mencionado se pueden ingerir a través de alimentos, como son:

  • Los vegetales fermentados
  • Yogur (mejor orgánico)
  • Kéfir
  • Té Kombucha
  • Miso
  • Tempeh
  • Salsa de soja
  • Agua de coco fermentada

 

Y otra forma de asegurarse un buen consumo de probióticos es a través de suplementos, como pueden ser:

  • Ultra Probiótico (Nature’s plus)
  • Colon Calm (Sura Vitasan)
  • Ther-Biotic Women’s Formula (Klaire)

 

Y los prebióticos son un tipo de hidratos de carbono (una “fibra especial”), presentes en algunos alimentos que, pese a que nuestro sistema digestivo no es capaz de digerirlos, son fermentados en el tracto gastrointestinal y utilizados como alimento por determinadas bacterias intestinales beneficiosas. Podríamos decir que los probioticos se alimentan de los prebióticos.

 

Los componentes de la dieta que pueden cumplir la función prebiótica, son la fibra soluble (avena, centeno, setas, semillas de lino y sésamo, calabaza, boniato, patata, remolacha, nabo, chiriví­a, cebolla, ajo, plátano, manzana, frutas del bosque), el almidón resistente y los polifenoles.

Los polifenoles son fitoquímicos que dan color a las frutas y verduras. Algunos de los alimentos que contienen polifenoles son:

  • Brócoli
  • Col
  • Puerro
  • Manzana
  • Arándanos
  • Granada
  • Uva
  • Té verde
  • Café
  • Frutos secos
  • Semillas de lino y sésamo

 

Son muchas las personas que han notado una mejoría enorme en su salud únicamente introduciendo el consumo de probióticos + prebióticos. A la semana de empezar a tomarlos ya se empiezan a notar resultados.

 

También debemos tener presente que hay personas que presentan un sobre crecimiento bacteriano en el intestino delgado (exceso de bacterias) y no toleran bien estos suplementos naturales e incluso no toleran bien este tipo de alimentos (mencionados anteriormente). Si tus heces son pastosas o sufres de diarrea, te sientes hinchado, con molestias y muchos gases después de consumir estos alimentos, deberás reducir su consumo. También existe una prueba llamada disbiosis  intestinal, con la que se puede ver el estado de la flora intestinal.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*